Nuevas tecnologías, viejas soluciones

por in Creatividad julio 26, 2018

Tengo dos preguntas para mis amigos lectores dedicados a la creación: La primera ¿Crees que las soluciones que aportas en tu trabajo explotan 100% la tecnología que tienes a tu alcance? Y la otra ¿Crees que realmente estás proporcionando nuevas soluciones al usar herramientas tecnológicas?

Por lo que a mí toca contestaría en principio que “no”. Creo que la gran mayoría de quienes trabajamos con equipos de cómputo en actividades creativas, artísticas y plásticas estamos dando vueltas en círculo sin proponer grandes cambios o soluciones realmente trascendentes.

El surgimiento de las computadoras vino a cambiar en mucho nuestra civilización, no sólo nuestras formas de crear, producir, distribuir y consumir, también la manera de relacionarnos con el entorno y con los que nos rodean.

Para que esto ocurriera, a la par de que se desarrolló el hardware también se hizo necesario un software y, en algunos casos, posiblemente fue al revés. El punto es que el software se desarrolló principalmente para emular y mejorar, en un entorno digital, las necesidades de un mundo análogo. En las artes gráficas, por ejemplo, la tecnología avanzó para mejorar la calidad de la impresión, incrementar la productividad y bajar los costos. Este progreso se dio a tal grado que la industria fue transformada, desaparecieron algunos procesos y surgieron nuevos, se hizo más económico imprimir tiros cortos, por ejemplo.

En la fotografía y los medios audiovisuales también han sucedido cosas: con la aparición de los equipos digitales se ha hecho más económico filmar cine. En las artes plásticas la experimentación con elementos digitales ha llevado al surgimiento de nuevas propuestas visuales.

Sé que muchos de los lectores estarán pensando que sí, efectivamente su trabajo aporta nuevas soluciones. Es posible que tengan una parte de razón, pero sólo en lo formal, en el sentido de que crean nuevas imágenes, pero… ¿qué pasa en lo profundo? ¿Realmente estamos creando nuevos discursos, nuevas estructuras temáticas, nuevas narrativas o nuevas perspectivas de análisis a la altura de la tecnología?

Hablando acerca de la industria de la publicidad Jazmín Garibay en su artículo ¿Realmente la creatividad es tan importante en la industria? (Merca2.0 19-07-2018) nos dice “Durante 2019 por cada dólar que las empresas inviertan en innovación requerirá 7 dólares adicionales para el despliegue de la solución” y agrega ” Sin embargo, TNS reveló que las marcas identifican como “innovación” en su oferta comercial, sólo el 15 por ciento corresponde a propuestas realmente nuevas” lo que nos da idea de la importancia que el tema tiene para esta industria, pero el asunto de fondo se revela cuando cementa “El objetivo de la firma no es distinguirse por ello, sino que los consumidores la perciban como original, distinguirse por ese toque que la relacione con la creatividad e innovación, características que reditúan en el valor de la marca de forma intangible”. En conclusión, en esta industria, es más importante parecer que ser.

Por otra parte, Internet está lleno de basura, el twitter se ahoga día a día con el insulto fácil y la descalificación automática, si no es que en la liviandad de lo más fatuo del chisme, las apps apuntan a ser las reinas de la comercialización, si no es que ya lo son.

Yo respondo que no a mis preguntas iniciales. De los equipos de cómputo del mundo un porcentaje enorme se utiliza como una extraña combinación de utensilio erotizante y pornógrafo automático. Y por otro lado sólo basta salir a la calle y seguir viendo más de lo mismo. La mayor parte de quienes ofrecen innovación y creatividad están ofreciendo puro rollo, soluciones en paquete que se quedan en lo cosmético.

 

Espero tus comentarios y sugerencias al pie de estas líneas o escríbeme a contacto@yosoycreativo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *